fbpx
junio 25, 2024

ConstruClub

Construcción, Arquitectura y Diseño

Métricas clave de JLL en la gestión inmobiliaria comercial

En la actualidad, la gestión de propiedades comerciales ha experimentado una evolución, convirtiéndose en un proceso de gran complejidad en el cual múltiples factores influyen en el éxito de un edificio o un conjunto de oficinas. La toma de decisiones bien fundamentadas se ha vuelto esencial, y para lograrlo, es crucial considerar ciertos indicadores clave de rendimiento (KPI). En este contexto, la empresa inmobiliaria multinacional JLL comparte tres métricas que han alterado significativamente los KPI convencionales en el ámbito de bienes raíces comerciales: los ingresos netos de explotación (NOI), el aumento en los alquileres y los gastos de inversión (CapEx).

Satisfacción del inquilino: un impulso para el éxito

En primer lugar, es fundamental resaltar la influencia directa que la satisfacción de los arrendatarios puede ejercer en el incremento de los ingresos netos de explotación (NOI). La disponibilidad de datos en tiempo real acerca de las preferencias y conducta de los inquilinos se ha vuelto de vital importancia para la toma de decisiones bien fundamentadas. La adecuada utilización de esta información puede resultar en elecciones que mejoren la satisfacción de los arrendatarios y, como resultado, aumenten el NOI.

“La satisfacción del inquilino influye en varios aspectos que impactan en el NOI. Los inquilinos satisfechos tienden a renovar sus contratos, lo que garantiza una entrada estable y predecible de ingresos. Además, reducen la tasa de vacantes, disminuyendo los costos asociados a la búsqueda de nuevos inquilinos.”,

señaló JLL.

De igual manera, los inquilinos satisfechos pueden convertirse en embajadores del edificio, reduciendo los gastos de marketing y respaldando precios de alquiler más altos. Su cuidado de las propiedades también reduce los costos de mantenimiento y reparación. Por último, están dispuestos a aceptar aumentos razonables en el alquiler si consideran que los servicios y el mantenimiento justifican dicho incremento.

Eficiencia energética y alquileres más altos

Un elemento importante en la administración contemporánea de bienes raíces es el uso de energía y su influencia en el incremento de las tarifas de alquiler. Supervisar y mejorar la eficiencia energética de un inmueble tiene el potencial de disminuir los costos operativos (OpEx) y elevar los precios de alquiler. Los inversionistas han reconocido que enfoques ecológicos pueden generar mayor ocupación y elevar el valor de la propiedad.

“Los edificios energéticamente eficientes son más atractivos para los inquilinos, tanto por su preocupación por el medio ambiente como por la oportunidad de reducir los costos de servicios públicos. Esto permite ofrecer alquileres más altos y aumentar el valor total de la propiedad.”,

afirmó JLL.

Mantenimiento preventivo: ahorro en gastos de capital

Por último, la importancia del mantenimiento preventivo en la administración de bienes raíces moderna es crucial y tiene un impacto directo en los desembolsos de inversión (CapEx). La implementación efectiva de un programa de mantenimiento preventivo permite la detección temprana de ineficiencias en el edificio, evitando que se conviertan en problemas graves. Esto extiende la vida útil de los sistemas del edificio y reduce los costos de inversión relacionados con la actualización o reemplazo de dichos sistemas. Además, un mantenimiento regular previene reparaciones y sustituciones imprevistas, generando ahorros significativos en los gastos de CapEx.

El rol del Facility Management

Estas tres medidas esenciales, que son la satisfacción de los inquilinos, la eficiencia energética y el mantenimiento preventivo, desempeñan un papel fundamental en la gestión moderna de propiedades. Supervisar y aplicarlas correctamente puede influir positivamente en el rendimiento de los edificios y elevar su posición en el mercado. Para lograr el cumplimiento de estos estándares, es crucial contar con equipos altamente especializados en la administración de instalaciones, conocidos como Facility Management. El equipo de JLL, en particular, cuenta con expertos en diversas áreas para ayudar a empresas, industrias y diversas instalaciones a alcanzar estos objetivos y prosperar en la gestión de bienes raíces moderna.

En resumen, la gestión de bienes raíces comerciales ha evolucionado hacia un enfoque que pone un mayor énfasis en la satisfacción de los inquilinos, la eficiencia energética y el mantenimiento preventivo. Estas métricas cruciales están transformando el sector y ofrecen oportunidades significativas para propietarios e inversores que buscan alcanzar un mayor éxito en el mercado.

error: Contenido protegido