fbpx
abril 15, 2024

ConstruClub

Construcción, Arquitectura y Diseño

Estiman más de 764.000 M² de área bruta arrendable de oficinas premium en Bogotá

Según el informe del tercer trimestre de 2023 de Cushman & Wakefield, el mercado de oficinas de alta calidad en la capital colombiana está experimentando una sólida recuperación. Destacan elementos como una baja tasa de desocupación del 10,7%, impulsada en parte por la tendencia de las empresas a adoptar el trabajo híbrido y buscar espacios modernos, innovadores y sostenibles. Además, se observa una estabilidad en el precio de $73,870 COP por metro cuadrado y una proyección de 764,013 metros cuadrados para los próximos seis a nueve años, lo que indica un panorama positivo tanto en el presente como en el futuro de este sector.

El mercado de oficinas de alto estándar es altamente dinámico, ya que los arrendatarios buscan en las nuevas opciones la oportunidad de mejorar sus entornos laborales, incorporando diseños y arquitectura contemporáneos que también contribuyan a reducir la huella de carbono. De hecho, el estudio de Cushman & Wakefield señala que el 57% de los activos en Bogotá ya cuentan con certificaciones ambientales.

Chicó, Nogal-Andino y Santa Bárbara, sobresalen con menor vacancia  

Durante el tercer trimestre, se ha añadido una nueva oferta competitiva que abarca aproximadamente 42,000 metros cuadrados, lo que ha resultado en una actualización del inventario de alta calidad en un 2.4%. Vale la pena destacar que del total de esta nueva oferta, el 52% ya se encuentra alquilado. Esto demuestra un claro interés en las oficinas premium, que no solo ofrecen amplios espacios que varían desde los 200 hasta los 2,500 metros cuadrados aproximadamente, sino que también cuentan con diseños adaptados a las necesidades de los ocupantes, tecnologías avanzadas, inteligencia artificial y un fuerte compromiso con la sostenibilidad, todo alineado con las políticas y objetivos de las empresas modernas», señala Juan Carlos Delgado, el gerente de país de Cushman & Wakefield.

En cuanto a la disponibilidad de espacio en este tercer trimestre, los corredores destacados son Salitre (69,709 metros cuadrados), Centro (47,818 metros cuadrados) y Noroccidente (29,324 metros cuadrados). Además, los corredores con el mayor número de edificios disponibles son Salitre (50), Chicó (25) y Nogal-Andino (22), y los que tienen la menor tasa de vacantes son Chicó con un 2.28%, Nogal Andino con un 3.17% y Santa Bárbara con un 4.73%.

El precio estable, donde Noroccidente, Salitre y Cll 100 son buena posibilidad 

Frente al precio de renta de estas oficinas de altas especificaciones, hay estabilidad con un promedio de $73,870 COP/m², gracias al equilibrio que se logró en el trimestre entre la absorción de espacios, con un precio de renta promedio de mercado y la desocupación de espacios inferiores a 200 m², con un precio de lista más elevado.  

“En el menor precio se destacan los corredores Noroccidente ($62.807 COP/m²), Salitre ($66.914 COP/m²) y Cll 100 ($68.325 COP/m²), pero se anticipa un aumento en el valor en los trimestres venideros, impulsado principalmente por la liberación de espacios con un precio superior al promedio”.

Junior Ruiz, market research manager de Cushman & Wakefield.  

El futuro tiene más de 764.013 m² proyectados 

En la actualidad, 145,956 m² están en construcción, siendo distribuidos en siete proyectos inmobiliarios en Bogotá, y se proyecta que, para el cierre de este año, entren al mercado 6,813 m², localizado en el corredor de Nogal Andino.  

Con respecto a la superficie proyectada en planos, se identifican 764,013 m² de área bruta arrendable (GLA), con plazos de entrega que se extienden de seis a nueve años, 36% de esta oferta futura está centrada en el corredor Salitre, seguido del Centro con un 24%.  

“Es importante destacar que en existen proyectos como Proscenio, Connecta 80 y América Centro de Negocios, los cuales tendrán un impacto significativo en el aumento del inventario de oficinas, cuya evolución dependerá de varios factores como el comportamiento macroeconómico, las condiciones de inversión, una política monetaria menos restrictiva y tasas de crédito más bajas, todo esto en paralelo al rendimiento de la absorción en los próximos proyectos”.

Junior Ruiz, de Cushman & Wakefield. 
error: Contenido protegido