fbpx
abril 23, 2024

ConstruClub

Construcción, Arquitectura y Diseño

Ahorros y apuesta por la sostenibilidad

En noviembre de 2023, en Bogotá, la gestión de propiedades inmobiliarias se ha transformado en una labor altamente desafiante y especializada. Hoy en día, gracias a la combinación de tecnología e inteligencia artificial, se logran significativos ahorros en el consumo de servicios públicos, se prolonga la vida útil de los equipos, se aumenta la productividad y el bienestar de los empleados, y se contribuye al cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad de las empresas.

Se operan activos desde edificios comerciales y residenciales hasta infraestructuras industriales, permitiendo a las empresas centrarse en el core de su negocio, pero también brindándoles ventajas únicas que benefician sus presupuestos y operación.

“Para lograrlo, se emplean software especializados en la gestión de activos, que junto con los Building Management System (BMS), desempeñan un papel fundamental en la eficiencia operativa y la mejora del bienestar de los ocupantes. Hoy en día, gracias a la integración de la inteligencia artificial, se logran operaciones eficientes, que van más allá de la gestión de la propiedad, para lograr ahorros, eficiencias y un mayor bienestar, que son factores vitales en los compromisos de sostenibilidad empresarial”,

asegura Juan Carlos Delgado, country manager de Cushman & Wakefield.

Las ventajas son visibles. Los sistemas de software de gestión de activos inmobiliarios permiten a los propietarios y administradores llevar un registro detallado de sus activos, realizar un seguimiento del mantenimiento programado y recibir alertas en caso de problemas o necesidades de servicio, lo cual permite y facilita una gestión más eficiente y planificada, pero también deriva en muchos ahorros.

“Hemos constatado que la gestión de los planes de mantenimiento que hemos implementado ha tenido un impacto positivo significativo. Esta acción, ha reducido el tiempo de inactividad de los sistemas críticos en nuestros activos hasta en un impresionante 30%. Una mejora que se ha logrado mediante la programación y seguimiento eficiente de las tareas de mantenimiento, lo que ha garantizado un funcionamiento más constante y confiable de nuestros sistemas. Además, la automatización de procesos a través del software de gestión de activos ha sido clave en este éxito. La programación de tareas específicas para nuestros equipos de mantenimiento ha aumentado la productividad en un 12%. Esto significa, que no solo estamos reduciendo el tiempo de inactividad, sino que también logramos optimizar el tiempo y los recursos utilizados en el mantenimiento, lo que se traduce en un aumento significativo de la eficiencia operativa y en un beneficio económico notable para la organización”,

menciona Delgado, de Cushman & Wakefield Colombia.

Monitorear el consumo de energía: un punto clave para la sostenibilidad

La supervisión y ajuste continuo y eficaz del consumo de energía tienen el potencial de generar mejoras en la eficiencia energética, que oscilan entre el 10% y el 15%. Cuando se combina con un Sistema de Gestión de Edificios (BMS), esto puede resultar en una disminución del consumo energético en la iluminación de alrededor del 30% y en los sistemas de climatización (HVAC) entre un 15% y un 20%, según datos globales presentados por Cushman & Wakefield en la gestión de activos. Estas cifras se alinean con las métricas de entidades estadounidenses como el IEEE y el Departamento de Energía de los Estados Unidos (DOE).

Además, la optimización de sistemas a través de un BMS puede extender la vida útil de los equipos en un rango del 15% al 20%, como lo señala la Asociación de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE).

Es importante destacar que la eficiencia energética no solo resulta en ahorros financieros, sino que también contribuye a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y promueve la sostenibilidad ambiental.

“Mejorar la eficiencia energética puede llevar a una reducción del 18% al 23% en las emisiones de CO2, contribuyendo a la mitigación del cambio climático, sino que también se alinea con los objetivos de Carbono Zero de CO2, que buscan reducir las emisiones a niveles mínimos. Además, al impulsar la eficiencia energética, no solo estamos reduciendo nuestra huella de carbono, sino que también disminuimos los costos operativos, mejorando la sostenibilidad en general. Es una acción fundamental y responsable que beneficia tanto al medio ambiente como a la economía”

señala Delgado.

Gestión eficiente del agua

La supervisión de métricas de consumo en propiedades inmobiliarias proporciona diversas ventajas, entre las cuales se incluye la identificación de posibles fugas, las cuales pueden representar una pérdida de alrededor del 10% en el consumo de agua de un edificio. Esto se puede reducir de manera significativa mediante la detección temprana a través del monitoreo. Además, la implementación de un mantenimiento predictivo puede reducir los costos de reparación en un rango del 20% al 30%, según datos proporcionados por la Asociación de Mantenimiento Predictivo (PdMA), y prolongar la vida útil de los equipos en un margen del 10% al 15%, según la Asociación de Gestión de Activos (AMGA).

Asimismo, un mantenimiento preventivo eficiente puede disminuir los costos de materiales en aproximadamente un 15% al 20%, según el Instituto de Mantenimiento y Confiabilidad (IMC). La implementación adecuada de programas de mantenimiento preventivo puede contribuir a la reducción de incidentes de seguridad en un rango de alrededor del 20% al 25%, según información proporcionada por la Asociación de Seguridad Industrial (ASI).

Potencializar el confort de los ocupantes

Un factor fundamental en las construcciones actuales es asegurar el bienestar de las personas que las ocupan. Según los estándares de bienestar WELL, es esencial medir y fomentar la calidad de vida en los edificios, asegurando condiciones ambientales y de comodidad óptimas para sus ocupantes (bienestar en el lugar de trabajo). De hecho, la eficacia en la mejora de las condiciones de temperatura y luz en el interior puede reducir la ausencia laboral en un rango del 15% al 20%.

“La implementación de sistemas de filtración de aire avanzados a través del BMS, reduce las partículas en suspensión en un 70%, mejorando la calidad del aire interior. Así mismo, el control de humedad basado en datos en tiempo real, puede disminuir los problemas de moho y alergias en personal sensible hasta en un 50%, lo que se traduce en una disminución en las tasas de ausentismo de las compañías ocupantes”

concluye Delgado de Cushman & Wakefield Colombia.

Gestiones eficientes y profesionales que, en cada activo, que son una de las actividades profesionales inmobiliarias que más avanza de la mano de la tecnología y la inteligencia artificial.

error: Contenido protegido