fbpx
julio 20, 2024

ConstruClub

Construcción, Arquitectura y Diseño

3 claves para entender la transición energética 

El estudio más reciente realizado por la Transportadora de Gas Internacional (TGI), en colaboración con el Centro Regional de Estudios de Energía (Cree), ha revelado que un 87 % de los ciudadanos colombianos no posee conocimientos acerca de lo que implica la transición energética. Dada la urgencia de abordar los desafíos relacionados con la crisis climática, es fundamental adquirir una comprensión de este concepto, así como de las estrategias que los actores clave del sector energético están implementando en la actualidad.

Un cambio esencial

Andrés Díaz, quien ocupa el cargo de Director de Power Systems NAC en Schneider Electric, ha destacado que la transición energética representa un cambio esencial en la manera en que generamos y consumimos energía. Este cambio implica alejarnos gradualmente de los combustibles fósiles y orientarnos hacia fuentes de energía renovable, como la energía solar, eólica, hidráulica y el hidrógeno. Díaz también ha señalado que la transición energética no solo es crucial para mitigar el cambio climático, sino que también ofrece la oportunidad de fomentar la innovación, crear empleos y construir un futuro más limpio y sostenible para las generaciones futuras.

La transición energética exige la colaboración de sectores importantes, y Schneider Electric ha compartido tres aspectos clave para comprender este concepto y la dirección hacia la cual se encamina el sector energético:

  • Objetivos del Acuerdo de París y acciones actuales: el Acuerdo de París estableció un objetivo claro de limitar el calentamiento global entre 1,5 y 2,0 grados. Frente a este gran reto, se han desarrollado soluciones bajas en carbono y se han creado nuevos mercados. Hasta hoy, no han sido suficientes.  

Numerosas naciones, territorios, ciudades y empresas están estableciendo objetivos de neutralidad de carbono, y las tecnologías libres de carbono están ganando competitividad en diversos sectores económicos, representan ya el 25% de las emisiones totales. 

  • Adaptación de empresas de petróleo y gas: grandes empresas de petróleo y gas están en proceso de transformación para convertirse en empresas energéticas integradas. Estas compañías están tratando de diversificar sus ingresos y operaciones mientras mantienen flujos de dividendos y valoraciones de acciones basadas en su legado de hidrocarburos. 

Para lograrlo, necesitan cambiar rápidamente sus modelos operativos, mejorar las capacidades de gestión del carbono y comprender aspectos clave como la producción y reducción de carbono en sus productos, así como la comunicación efectiva de esta información a reguladores, inversores y consumidores. 

  • Importancia del sentimiento de los inversores: Las empresas de petróleo y gas también deben tener en cuenta el sentimiento de los inversores sobre el carbono y su impacto en las valoraciones y la financiación. En un contexto donde la sostenibilidad y las prácticas respetuosas con el medio ambiente son cada vez más valoradas por los inversores, la capacidad de las empresas para gestionar y comunicar sus emisiones de carbono se convierte en un factor crítico para su éxito futuro. 

Conclusión:

La transición hacia un futuro sostenible implica considerar tanto el suministro como la demanda de energía. Según la perspectiva de alcanzar emisiones netas cero de la Agencia Internacional de Energía (AIE), un tercio de las reducciones necesarias en las emisiones durante esta década deben provenir de un uso más inteligente y eficiente de la energía. Afortunadamente, las soluciones energéticas orientadas hacia la demanda, apoyadas por la digitalización y la electrificación, se están volviendo cada vez más accesibles y aceptadas.

En resumen, es evidente que una transición energética equitativa, impulsada por la eficiencia energética y facilitada por la digitalización y la electrificación, no solo puede acelerar de manera significativa la reducción de emisiones de carbono, sino que también puede abordar la crisis energética, disminuir los costos y aumentar la seguridad en el suministro. Es fundamental reconocer que la eficiencia en el consumo de energía es igual de importante que la transición a fuentes de energía renovable para lograr un futuro más limpio y sostenible.

error: Contenido protegido