fbpx
abril 23, 2024

ConstruClub

Construcción, Arquitectura y Diseño

Claves para brindar protección y seguridad a la información empresarial

Desde la toma de decisiones estratégicas hasta la mejora de procesos internos, los datos son el motor impulsor del avance y la innovación en las empresas. Dado que la información es un recurso esencial para los procedimientos organizativos, y en vista del aumento de los ataques cibernéticos, KLYM, una empresa líder en el campo de las finanzas tecnológicas, presenta siete consejos fundamentales para salvaguardar los datos corporativos.

1. Creación de contraseñas robustas: el primer nivel de protección.

Las contraseñas actúan como escudo contra los intentos de acceso no autorizado. ¿Cómo se puede determinar si una contraseña es segura?

  • Debe constar de al menos 12-14 caracteres, y es aún mejor si es más larga.
  • Evite utilizar secuencias predecibles de números o letras («1234», «qwert»).
  • No emplee palabras comunes («contraseña1») por la misma razón.
  • Combine minúsculas, mayúsculas, números y símbolos.
  • Mezcle palabras poco usuales.
  • Utilice algo memorable pero difícil de adivinar.
  • Evite reutilizar contraseñas utilizadas en otras cuentas.

2. Encriptación de datos.

Es esencial aplicar encriptación a los datos en reposo y en tránsito, ya que asegura que solo las partes autorizadas puedan acceder a ellos, incluso si los datos son interceptados.

3. Autenticación de múltiples factores:

Se sugiere implementar la autenticación de múltiples factores (como contraseñas junto con autenticación biométrica o códigos temporales), ya que esto añade capas de seguridad a las cuentas y sistemas.

4. Mantenimiento de actualizaciones y parches:

Mantenga el software y los sistemas al día con las versiones más recientes y las actualizaciones de seguridad, lo que le permitirá cerrar posibles vulnerabilidades y prevenir ataques basados en brechas conocidas.

5. Reconocimiento de las diversas técnicas de robo de información

Los atacantes utilizan varias estrategias para acceder a la información; por lo tanto, es esencial que esté al tanto de cuáles son y cómo prevenir cada una:

  • Malware:
    Software diseñado para infiltrarse, dañar o acceder a sistemas de información sin autorización.
  • Phishing:
    Intento de suplantación en línea que involucra mensajes engañosos para obtener información confidencial de las víctimas.
  • Ransomware:
    Software malicioso que bloquea el acceso a los datos de una persona u organización, haciendo que queden ilegibles (cifrados) y exigiendo un rescate para restaurar el acceso.
  • Ataques de fuerza bruta:
    Intentos repetidos y automatizados de acceder a sistemas o cuentas adivinando contraseñas o claves con el objetivo de encontrar la correcta.

6. Conocimiento de los delitos cibernéticos más comunes

  • Phishing: suelen ser correos electrónicos que contienen enlaces o archivos adjuntos que, al abrirse, pueden instalar malware.
  • Suplantación del CEO: implica hacerse pasar por la persona al mando de una empresa para obtener información confidencial.
  • Doble extorsión de ransomware: además del secuestro o robo de datos, las víctimas enfrentan la amenaza de que estos datos se divulguen.
  • Ataque de denegación de servicio distribuido: involucra el envío masivo de solicitudes para interrumpir el funcionamiento normal de un sitio web.
  • Ataque a la cadena de suministro: tiene como objetivo infectar aplicaciones legítimas para propagar malware de manera masiva.

7. Enfoque en la ciberseguridad y la capacitación.

Es crucial emplear software antivirus y antimalware para reforzar las defensas contra el malware. Asimismo, mantener el software actualizado para cerrar posibles vulnerabilidades de seguridad. Finalmente, capacitar al equipo y realizar campañas educativas y simulacros de ataques cibernéticos.

error: Contenido protegido